Todo el ritual en la lectura de las velas desde que se enciende la llama hasta que se apaga te está dando valiosa información para resolver tus incertidumbres o problemas, lo importante es saber cómo interpretarla. Incluso el tipo de humo que desprende la vela al arder o las lágrimas de cera que se derraman también revelan datos relacionados con tu vida o cualquiera que sea tu propósito a conseguir. Adentrarse en el fantástico mundo de la lectura de las velas es una interesante y a la vez atrayente forma para conocer tu futuro. Tanto la manera en que arden como los restos de cera que quedan cuando se consumen indican mensajes. En la lectura de las velas es esencial utilizar un cirio nuevo cada vez, y dependiendo de cuál sea la finalidad, emplear un color u otro. Hay multitud de tonalidades y cada una con un significado distinto.

Leer la Cera de las Velas

No existe nada más cautivador que la contemplación del poder de la luz, al leer la llama y la cera de las velas estamos conectando con la sabiduría y la energía magnífica de uno de los cuatro elementos originarios más enigmáticos y seductores, el menos accesible e impenetrable que vive en la eterna paradoja de la ley engañosa de la vida: tener que crecer mientras es consumida. Esta muestra enseña su cara más amable e inofensiva en el espectáculo que ofrece una hoguera, una ilusión de doble juego, que actúa como la irresistible Diosa que seduce descarriando irremediablemente a los hombres con su belleza y encantos, para luego dominarlos revolcándose en el hedor de su sangre. Este es el fuego, la digestión y la sexualidad mal utilizado por su exceso, el motor que arrastra impidiendo la evolución espiritual del hombre. Todo en el Universo se reduce a unidades de energía, y como el apasionado director de una orquesta clásica, deberíamos ser conscientes del uso y la aplicación con fines constructivos y evitando así su dispersión inarmónica.

A través de las edades, el fuego se ha manifestado mediante velas con fines adivinatorios pues contemplarlas es un excelente método para conocer acerca de nuestro porvenir. No sólo su empleo en este tipo de menesteres ha sido propicio para la evolución del ser humano, prestando orientación y guía a sus inquietudes, también se han utilizado para crear una atmósfera libre de energías indeseadas y atraer lo deseado gracias a rituales y plegarias hacia los seres más elevados en la Jerarquía Celeste como Arcángeles y otras entidades superiores. Dentro de la fuerza de una vela se encuentra latente la Fuente Única a través de los cuatro elementos que porta: Ardiendo en la mecha hayamos el fuego, en la cera y también en la mecha derritiéndose la tierra, el aire quien permite su combustión, y el agua representada en la humedad del ambiente latente en la atmósfera.

Cuando existe una prueba o examen, incluso personas no practicantes de ninguna religión, siguen recurriendo a su uso y empleándolas en momentos especiales: ambientar el lugar de encuentro de dos enamorados para hacer romántica la precisamente conocida como: “velada”, o ante el recuerdo o aniversario del fallecimiento de un ser querido, junto a una fotografía o estampita. Ellas representan el efecto de regeneración, dejar atrás lo viejo para volver a nacer desprendiéndose de las cargas innecesarias, una conexión establecida entre la tierra que la sustenta y el cielo recibiendo la comunicación y ayuda de seres superiores que sólo desean el bien y evolución del humano, y que revelarán por medio su mensaje para desenmarañar nuestras más profundas y encubiertas aspiraciones.

Una vela es completa como lo es el hombre liberado de su limitación. El cuerpo físico será la cera, la mente se representa con la mecha y la llama será el espíritu. La luz y la oscuridad es el efecto de la dualidad de los pares de opuestos ya que todo tiene una contraparte, desde el minúsculo ión o átomo, formados por una carga positiva y negativa, hasta la magnificencia del sol y los planetas representando a gran escala la atracción de los polos: La luz y la oscuridad, el día y la noche, el microcosmos sublime materializados en el hombre y la mujer. Numerosas culturas han usado el poder el fuego para sus ofrendas, desde las hogueras con ramas y madera, hasta el uso de antorchas, lámparas, y velas. Estas son algunas formas que tras la candencia de una llama se producen en la base que las sustenta por acción de la cera derretida, y que se pueden interpretar averiguando su significado. A continuación, algunos símbolos para el estudio de la velomancia:

Si la forma resultante parece una fuente significa un gran amor que está por llegar.

Si sale en forma de hacha será un imprevisible percance que deberemos de tener en cuenta a partir de este momento y actuando con cautela.

Si la forma es como una llave soplará para ti una ráfaga de aire fresco con nuevos comienzos y oportunidades.

Si aparece un sol será una convalecencia ante un problema físico solventado con éxito y energía.

Si se asemeja a un volcán, tendrá que ver con el día a día y las relaciones con los demás. Habladurías discordantes y falta de entendimiento en varias partes de un proyecto o empresa.

Si la figura es un trébol significa que tendremos buena fortuna en juegos de azar.