Todo el ritual en la lectura de las velas desde que se enciende la llama hasta que se apaga te está dando valiosa información para resolver tus incertidumbres o problemas, lo importante es saber cómo interpretarla. Incluso el tipo de humo que desprende la vela al arder o las lágrimas de cera que se derraman también revelan datos relacionados con tu vida o cualquiera que sea tu propósito a conseguir. Adentrarse en el fantástico mundo de la lectura de las velas es una interesante y a la vez atrayente forma para conocer tu futuro. Tanto la manera en que arden como los restos de cera que quedan cuando se consumen indican mensajes. En la lectura de las velas es esencial utilizar un cirio nuevo cada vez, y dependiendo de cuál sea la finalidad, emplear un color u otro. Hay multitud de tonalidades y cada una con un significado distinto.

Lectura de la ceniza del Tabaco

Es triste ver la banalización a la que se llega con el uso del tabaco en la sociedad actual. Un acto mágico como la lectura de la ceniza se ha convertido en fumar un cigarrillo que supone un acto casi reflejo producido por la adicción a la nicotina. Lejos queda el tiempo en que se utilizaba para ahuyentar a los malos espíritus, en Nigeria, o conseguir un estado de éxtasis, como se practicaba en la civilización Maya, en México. Entonces el contacto con la planta del tabaco era personal. Se hablaba con ella y se le pedía que nos concediera la iluminación. Pero no todo se ha perdido. Algunos de nosotros conservamos ese gran respeto por la planta que nos ayuda a adivinar el pasado, presente y futuro. Sabemos leer las señales que la cerilla, el humo y las cenizas nos transmiten y hacemos llegar ese conocimiento a las personas realmente interesadas en este oráculo. Si tú eres una de ellas comienza acercándote con humildad al tabaco. Pero no al cigarrillo corriente, sino al verdadero y rústico tabaco, que no lleva aditivos. Una vez lo tengas debes consagrarlo con el nombre del que consulta. Para recibir una respuesta también necesitamos saber su fecha de nacimiento.

Algunos dicen que el cigarro puro puede fumarlo el que interpreta o el que consulta. En mi caso siempre lo fumo yo, porque siento como llegan los espíritus y la comunicación se hace mucho más profunda. Una vez que ocurre esto procedo a la lectura del cigarro o a quitar las malas vibraciones de una persona echándole el humo encima para limpiar su aura. De esta forma aumenta su atracción en el amor y se abren nuevas posibilidades en su vida. Debo avisarte de que no conviene que una mujer con menstruación asista al ritual, pues su nivel energético es muy bajo. Tampoco dejes que estén varias personas mientras haces un trabajo, pues el resultado es más satisfactorio estando a solas con el interesado. Y no leas a la misma persona dos cigarros seguidos, deja pasar al menos siete días entre ambos.

Yo comienzo encendiendo el tabaco y fumando con lentitud, hasta llegar más o menos a la cuarta parte. En ese momento analizo la ceniza. En general, si la ceniza se cae indica que la persona tendrá muy mala suerte. La buena suerte se ve en una ceniza derecha y firme, pero si se tuerce vuelve a ser negativa. También es negativo que el tabaco se queme solo de un lado

Para la salud: Cuando el borde del cigarro encendido es blanco, o se ve una raya blanca, la vida será larga y con buena salud. Si se ve un punto grande y hacia abajo se darán pérdidas de salud e incluso viudedad. Si la ceniza se mantiene un tiempo pero al poco cae, señala que el consultante tendrá una vida corta. Si tenemos que mover el cigarro para que la ceniza caiga esta persona posee una salud de hierro. Las escamas grises hacia la parte superior indican enfermedades leves, y las blancas que la salud mejora. Un punto rojo en la brasa es salud descuidada, pero si es una raya roja la que cruza el puro habrá intervenciones médicas.

Para el amor: Si el borde del cigarro es blanco los amores serán correspondidos. Si el borde o corona tiene puntos habrá separación conyugal, rupturas y celos sin fundamento. Un solo punto blanco, grande, significa compromiso matrimonial. Cuando el punto es grande y va hacia abajo y los lados los amores se alejan. También hablan de desengaño de amores los pequeños puntos rojos, y de amores incomprendidos y desengaños las rayas pequeñas negras e inclinadas. Pero las escamas blancas hacia arriba dicen que llegan nuevos amores o amistades, y dos puntos pequeñitos con círculos encima te traen un amor apasionado y fuerte deseo sexual.

Para la suerte: Si la consulta es por juego y la ceniza cae y apenas tiene fuego ni humo habla de pérdidas. Cuando la ceniza es normal y el tabaco humea no habrá ni ganancia ni pérdida. Pero si la ceniza es abundante, hay mucho humo y fuego, el éxito económico está asegurado. De esto mismo avisa una raya blanca. Un punto grande en el borde del cigarro dice que la economía es pobre y las deudas se acumulan, pero si el punto es blanco habrá pago de antiguas deudas y acierto en los negocios. Si son varios los puntos blancos y están bajos ganarás en los juegos de azar. Un punto rojo en la brasa habla de sorpresas desagradables. La raya negra avisa de gastos extraordinarios y las pavesas negras de pérdidas en los negocios. Cuando la ceniza tiene huecos habrá gastos inesperados y deberás solicitar ayudas.

Tras terminar la interpretación de la primera parte sigo fumando con tranquilidad y descifro la segunda, que complementa la información que he recibido hasta el momento. El cigarrillo puede mostrar sombras blancas, lo que nos habla de que poseerás riqueza y conseguirás tus sueños. Si estas sombras tienen escamas también blancas tus amistades son productivas y tus seres queridos te darán buenas noticias. Cuando las sombras blancas se intercalan con negras la vida será tranquila, alternando buenas y malas rachas. Si aparecen sombras grises con pequeños puntos blancos te llegará dinero, pero si estas sombras tienen puntos negros habrá engaño y melancolía. Si lo que veo es un punto blanco con un círculo avisa de embarazo, pero si el punto tiene una raya habrá aborto. Y si la ceniza forma cruces tendrás poder sobre los demás.